Así funcionan los robots AGV

27 abril 2022

Los robots AGV son equipos de manutención de guiado automático que surgieron a mediados del siglo XX para agilizar el transporte de mercadería en los depósitos y centros de producción.

Estos vehículos de guiado automatizado se desplazan de forma autónoma, sin necesidad de ser conducidos por operarios. Los robots AGV pueden clasificarse según el método que empleen para moverse: filoguiado, optoguiado o mapeado 2D son los más populares.

¿Qué es un robot guiado?

Los robots guiados, también conocidos como Automated Guided Vehicles (AGV, por sus siglas en inglés), son vehículos que se usan en contextos logísticos y de producción para mover mercadería entre diferentes puntos del depósito o centro de montaje.

La principal característica de estos equipos de manutención es que no requieren del manejo de un operario, sino que se desplazan de modo autónomo entre dos o más puntos gracias a la aplicación de tecnologías como el guiado láser o la visión artificial. Los robots AGV se caracterizan por moverse por un circuito previamente diseñado, pudiendo trasladar todo tipo de cargas.

No obstante, esta solución puede ser insuficiente en centros logísticos con un elevado flujo de mercaderías y que posean circuitos de transporte permanentes. En estos casos, soluciones completamente automáticas como los transportadores para cajas o los transportadores para pallets aseguran un mayor ritmo de movimiento de stock.

En los últimos años, se han desarrollado robots AGV dotados de tecnología de inteligencia artificial ―también conocidos como vehículos de guiado inteligente o AIV―. Son sistemas de transporte idóneos para depósitos con una elevada demanda de movimientos de mercadería y que no cuenten con rutas fijas.

Los robots AGV pueden automatizar la extracción de stock de las estanterías o la distribución de producto para el kitting
Los robots AGV pueden automatizar la extracción de stock de las estanterías o la distribución de producto para el kitting

¿Cuándo se utilizan los robots AGV?

Los robots AGV se encargan de tareas logísticas como la distribución de stock entre las diferentes áreas de almacenamiento de la instalación, así como la carga y descarga de mercadería en las zonas de recepción o despacho, entre otros cometidos. Al poder transportar cargas pesadas, esta solución de transporte también se usa en centros de producción para mover piezas de diferente volumen hacia los espacios destinados a las líneas de montaje o ensamblaje. Estas son algunas de sus aplicaciones más habituales:

  • Carga y descarga de camiones: los robots AGV pueden ejercer las funciones de un autoelevador u otro equipo de manutención convencional. Por ejemplo, estos robots pueden recoger o introducir la mercadería del camión de forma autónoma.
  • Extracción y ubicación de stock: los robots guiados pueden encargarse de situar los productos en las ubicaciones de almacenamiento correspondientes o de trasladar la mercadería hasta la zona de preparación de pedidos. Este movimiento de stock facilita un reabastecimiento ágil y seguro de las estanterías y de los puestos de picking automatizado, tanto para el producto como para los operarios.
  • Conexión con el centro de producción: los robots AGV pueden configurarse para desplazar grandes volúmenes de carga, mercadería pesada o irregular. Esta característica posibilita que los vehículos de guiado automático sean comunes en depósitos situados cerca de los centros de producción. Los vehículos de guiado automático transportan la carga hacia las líneas de montaje o ensamblaje, especialmente en industrias como la automoción o la aeronáutica.
  • Distribución para montaje de kits: los robots AGV no solo pueden mover mercadería pesada, sino que también facilitan la distribución de stock en depósitos con puestos de kitting. Al seguir una ruta predeterminada, estos vehículos autónomos agilizan el reabastecimiento de existencias a los diferentes puestos de montaje de kits, repartiendo el stock en las cantidades justas.

Los robots AGV se emplean en todo tipo de industrias, desde en el sector manufacturero (por ejemplo, en entornos just-in-time, porque abastecen de producto las líneas de producción en el momento preciso) hasta en la alimentación y bebidas, la industria farmacéutica o la automoción.

Los robots AGV agilizan el flujo de mercadería en el depósito automático de Novartis en Polonia
Los robots AGV agilizan el flujo de mercadería en el depósito automático de Novartis en Polonia

¿Cómo funcionan los robots AGV?

Un robot AGV se compone, por regla general, de cinco elementos indispensables: un sistema de navegación, componentes de seguridad, una fuente de alimentación, un sistema de movimiento y un controlador del vehículo.

  • Sistema de navegación: consiste en la parte del robot AGV encargada de recibir y procesar la información para seguir la ruta o dirección predeterminada y conducir el vehículo. Existen múltiples tipos de navegación, como el láserguiado, mediante un hilo conductor o por dirección magnética, entre otros.
  • Componentes de seguridad: cada robot AGV dispone de sistemas de seguridad adaptados a sus funciones, garantizando que los movimientos se ejecuten en las máximas condiciones de seguridad. Un ejemplo de sistema de seguridad serían los escáneres láser, que frenan el vehículo cuando hay un obstáculo en su ruta.
  • Fuente de alimentación: los vehículos de transporte autónomos cuentan con una batería que proporciona la energía requerida para el movimiento del equipo de manutención. Cada tipo de robot AGV posee una batería y una solución de carga diferente, según las tareas a desarrollar y las necesidades del depósito o centro de producción.
  • Sistema de movimiento: los robots AGV integran múltiples componentes que permiten el movimiento del vehículo y la ejecución de las tareas. En esta categoría se incluyen desde los motores o las ruedas, hasta el mástil o el sistema hidráulico del que se sirve el robot para elevar la carga.
  • Controlador del vehículo: el control del robot guiado se realiza mediante un controlador lógico programable (PLC), que articula la información recibida de los softwares informáticos y facilita el movimiento autónomo del vehículo.

En todo caso, el movimiento y el flujo de trabajo de los robots AGV depende de las órdenes de un programa de rango superior como un sistema de gestión de depósitos (WMS), que coordina todo lo que ocurre en el depósito y sincroniza las tareas de los diferentes sistemas automatizados que operan en la instalación.

Proyectos de éxito con robots AGV

El sistema de gestión de depósitos de Mecalux, Easy WMS, controla la logística de todo tipo de instalaciones donde operan robots AGV en todo el mundo.

Ese es el caso de las instalaciones de Normagrup, empresa española líder en el mercado del alumbrado de emergencia. La compañía posee cuatro vehículos autónomos inteligentes que conectan las líneas de producción con el depósito automático para cajas, donde se depositan las materias primas. Easy WMS se conecta con el software que dirige los AGV para notificar que un artículo ha salido del depósito automático. De esta manera, un vehículo puede ir a recogerlo y llevarlo a la línea de producción que lo precise. “Como todos los movimientos son automáticos, el depósito se ha integrado a la perfección con los demás procesos robotizados de la fábrica”, afirman desde Normagrup.

En Polonia, la firma biotecnológica Novartis también dispone de un depósito automático autoportante conectado con las líneas de producción mediante robots AGV. El software de Mecalux se encarga de organizar la mercadería en el depósito y de asegurar su envío a las líneas de producción en el momento oportuno. Según Tomasz Marchewa, director de la cadena de suministro de Novartis, el motivo de incorporar robots AGV se debe a que “la automatización era una prioridad para Novartis, incluso para el transporte interno”.

Sin embargo, la función más recurrente de los robots AGV es el transporte interno de mercadería en el depósito. Ese es justamente el papel que ejecutan los robots guiados en las instalaciones automáticas de Clairefontaine en Alsacia (Francia): los autoelevadores AGV mueven la mercadería entre las zonas de almacenamiento y las áreas de recepción, picking o despacho. La instalación de Clairefontaine también se sirve del sistema de gestión de depósitos Easy WMS para controlar y coordinar todas las operativas logísticas de la compañía.

 

Robots AGV, el movimiento autónomo de mercadería

Los robots AGV son una solución automatizada para dinamizar flujos de stock entre las distintas áreas de un depósito o para conectar una instalación logística con un centro de producción. De todos modos, la mayoría de soluciones de robótica AGV, excepto las que incorporan inteligencia artificial, han de seguir rutas y direcciones predeterminadas.

Por este motivo, las soluciones AGV pueden complementarse con soluciones automáticas de mayor rendimiento ―como transelevadores o transportadores― o con robots móviles autónomos (AMR), que recorren la instalación sin necesidad de una ruta fijada. Si estás interesado en instalar soluciones automáticas para multiplicar el rendimiento de tu centro logístico, no dudes en contactar con nosotros. Un consultor experto te asesorará para sacar el máximo provecho a la logística de tu compañía.