‘Cross-docking’ indirecto: ¿en qué consiste?

22 julio 2022

El cross-docking indirecto es un método de preparación de pedidos que deriva del sistema de distribución de mercaderías cross-docking, es decir, los productos se despachan directamente sin pasar por un periodo previo de almacenamiento.

Si bien el cross-docking no suele comportar operativas sobre los productos recibidos, en el cross-docking indirecto la mercadería se fragmenta y se deposita en nuevas unidades de carga antes de ser enviada al cliente.

Qué es el ‘cross-docking’ indirecto

El término cross-docking proviene de la expresión inglesa cross-docks, es decir, cruzar muelles. Este procedimiento logístico consiste en despachar la mercadería que llega al depósito sin tener que manipularla ni pasar por la zona de almacenamiento.

No obstante, existe una modalidad de cross-docking que incluye la manipulación de productos en el depósito: el cross-docking indirecto. Esta estrategia logística supone fragmentar y reetiquetar la mercadería una vez se recibe en los muelles de carga. Tras este proceso, los productos se colocan en nuevas unidades de carga y se transportan hasta la zona de muelles para consolidarlos en los vehículos de transporte.

En esta modalidad de cross-docking es habitual servirse de un centro de distribución como núcleo de la preparación de pedidos: los proveedores o los centros de producción de la compañía envían los productos a esa instalación, que los recibe, los fragmenta y los vuelve a colocar en otras unidades de carga. El diseño del centro de distribución está preparado para esa función ―amplio número de muelles de carga y un espacio diáfano que actúa como búfer temporal―, lo que facilita un flujo continuo de mercadería y la optimización de tiempos y costos logísticos.

El cross-docking indirecto suele subdividirse en dos tipos según la clase de manipulación a la que es sometida la carga en el centro de distribución:

  • Cross-docking de consolidación: la instalación recibe diferentes unidades de carga por separado de uno o varios proveedores o centros de producción y se consolidan en un único envío.
  • Cross-docking de desconsolidación: la instalación recibe envíos completos de uno o diferentes proveedores o centros de producción y se descomponen en múltiples pedidos para ser enviados a distintos clientes.
Un depósito que hace cross-docking suele disponer de un amplio espacio que actúa como búfer temporal de mercadería
Un depósito que hace cross-docking suele disponer de un amplio espacio que actúa como búfer temporal de mercadería

Beneficios de un ‘cross-docking’ indirecto (o directo)

La estrategia cross-docking ―directa o indirecta― es una técnica cada vez más usual en logística por las ventajas que conlleva para el depósito o centro de distribución:

  • Reducción de tiempos de entrega a clientes.
  • Ahorro de costos en la manipulación de mercadería.
  • Optimización de los costos de almacenamiento.
  • Agilidad en el despacho de pedidos.
  • Mayor cumplimiento de plazos acordados con el cliente.

Diferencias entre ‘cross-docking’ indirecto, directo e híbrido

La preparación de pedidos cross-docking se diferencia según el nivel de manipulación que se ejerce sobre el producto. En el cross-docking directo, la manipulación de la mercadería es mínima ―solo se transporta del muelle de entrada al de salida―, mientras que en el cross docking indirecto los productos pasan por una manipulación previa antes de ser despachados a los clientes.

De cualquier modo, también existen casos en que la preparación de pedidos cross-docking no es la única estrategia dentro del depósito: en un cross-docking híbrido (o mixto), los productos recibidos, sin almacenarse, se consolidan junto con otros provenientes de los sistemas de almacenamiento.

La elección entre una clase u otra de cross-docking dependerá de factores como:

  • El número de referencias en el depósito.
  • La cantidad de proveedores y clientes.
  • La estrategia de distribución de pedidos.
  • El tipo de mercadería, dimensiones y volumen con el que se opere.
  • Las ventanas de entrega de producto al cliente.

El cross-docking indirecto, muy empleado en el sector alimentario para abastecer grandes centros comerciales, requiere que la mercadería se fragmente y discurra por un proceso de picking antes de ser despachada hacia su destino final.

Software para un ‘cross-docking’ indirecto

El cross-docking es una solución idónea para disminuir los tiempos de almacenamiento y entrega de mercadería. Sin embargo, la gestión manual de esta estrategia puede entrañar errores, especialmente en instalaciones e-commerce, retail o alimentación, donde se producen recepciones de múltiples referencias.

La solución para conseguir un cross-docking indirecto efectivo es sustituir la gestión manual del depósito por una logística digital. La implementación de un sistema de gestión de depósitos (WMS) permite coordinar todas las operativas que tienen lugar en la instalación, desde la recepción de mercaderías hasta el despacho, pasando por etapas complejas como la preparación de pedidos.

Un software de gestión avanzado como el de Mecalux dispone de funcionalidades para aplicar cross-docking: el programa coordina todos los equipos y estaciones de trabajo a fin de optimizar el movimiento de mercadería desde el muelle de entrada hasta los de salida sin necesidad de almacenar los productos en las estanterías.

Además, el programa de gestión coordina los diferentes terminales de radiofrecuencia y organiza los movimientos de los operarios para que el cross-docking sea una estrategia logística productiva, ágil y sin errores. En el caso particular del cross-docking indirecto, el software planifica las operativas, optimizando los desplazamientos de los operarios, equipos de manutención y cargas para que las tareas de consolidación (o desconsolidación) sean lo más eficientes posible.

Un WMS es una herramienta muy útil para optimizar el cross-docking indirecto
Un WMS es una herramienta muy útil para optimizar el cross-docking indirecto

‘Cross-docking’ indirecto: (des)consolidar sin almacenar

La estrategia logística de cross-docking indirecto incrementa la complejidad en el control de inventario y el despacho de mercadería: el responsable logístico no solo ha de conocer la disponibilidad de los productos, sino también recolocarlos en diferentes unidades de carga sin almacenar.

Por este motivo, la implementación de un software de gestión de depósitos es clave para lograr una preparación de pedidos cross-docking ágil, eficiente y sin errores. Si estás interesado en conocer más detalles sobre los beneficios de nuestro software, no dudes en contactar con nosotros. Un consultor experto te asesorará sobre la mejor solución digital para tu compañía.