Tipos de inventario en logística: clasificación y aplicaciones

06 septiembre 2021

Hay distintos tipos de inventario que pueden clasificarse según diferentes variables como, por ejemplo, la periodicidad con la que se realizan o las referencias contempladas en cada conteo.

¿Para qué sirve realizar un inventario? Gracias al control de inventario, es posible detectar errores o problemas logísticos como fallos en las etiquetas, desajustes en el número de referencias o equivocaciones en el picking, entre otros.

Ahora bien, ¿cuáles son los diferentes tipos de inventario que existen y cómo podemos clasificarlos? ¿Qué inventarios se adaptan mejor a cada necesidad y realidad? En este artículo despejamos todos estos interrogantes y analizamos los diferentes tipos de inventario según el periodo fiscal, la periodicidad, el tipo de producto y la función. 

Inventario según el período fiscal

Estos inventarios hacen referencia al momento en el tiempo en el que se realizan en relación al año fiscal de la empresa: 

  • Inventario inicial. Se efectúa al comienzo del período contable y antes de que se adquiera inventario adicional o se lleve a cabo una venta. 
  • Inventario final. Se realiza al cierre del ejercicio económico o al final de cada año a fin de conocer los recursos y/o bienes obtenidos tras realizar todas las operaciones mercantiles. 

El inventario final de un ejercicio contable determina el inventario inicial del siguiente periodo fiscal.

Inventario según la periodicidad

Si tenemos en cuenta la frecuencia con la que se llevan a cabo, podemos identificar 4 tipos de inventario: 

  • Inventario anual. Se efectúa una vez al año y sirve para confirmar los resultados obtenidos con el registro contable.
  • Inventario periódico. Se realiza varias veces al año con una frecuencia previamente determinada y contempla el conteo de todas las referencias almacenadas.
  • Inventario cíclico (también conocido como inventario rotativo). Se basa en la realización de recuentos regulares, distribuidos durante el año, de grupos de referencias. A diferencia del inventario periódico, se prioriza el conteo de unas referencias sobre otras (en función de su valor, rotación, fecha de caducidad, etc.). 
  • Inventario permanente (también conocido como inventario perpetuo). Se actualiza de forma constante, registrando cada entrada y salida de artículos, y refleja en tiempo real el stock disponible. Es el tipo de inventario que fomenta la logística 4.0 con una gestión digital de la información gracias a un WMS y a la implementación de sistemas de almacenamientos automáticos.

Cada empresa determinará la periodicidad con la que lleva a cabo sus inventarios en función de sus necesidades y recursos.

Con los almacenes automáticos se mantiene un inventario permanentemente actualizado y sin errores
Con los depósitos automáticos se mantiene un inventario permanentemente actualizado y sin errores

Inventario según el tipo de producto

El inventario también está sujeto al tipo de producto almacenado. En consecuencia, podemos distinguir entre: 

  • Inventario de materias primas. Sirve para determinar el stock disponible de las materias primas que se utilizan para la fabricación del producto final. 
  • Inventario de suministros de fábrica. Registra aquellos materiales empleados en el proceso de producción que por su naturaleza no pueden ser cuantificados con exactitud como, por ejemplo, tuercas o pintura.
  • Inventario de productos en proceso de fabricación. Contempla los productos semielaborados, es decir, aquellos que todavía forman parte del proceso de producción. 
  • Inventario de productos terminados. Recoge los productos ya finalizados y disponibles para la venta. 
  • Inventario de mercancías. Lo integran los bienes adquiridos para ser vendidos con posterioridad, sin que se les realicen modificaciones.

Es evidente que el tipo de producto condiciona desde la elección del sistema de almacenamiento hasta la actividad de cada una de las operativas, e incluyendo el tipo de inventario. 

Inventario según su función

Ciertos tipos de inventario se clasifican de acuerdo con la función que se les asigna. En este sentido, diferenciamos entre: 

  • Inventario en tránsito (también conocido como inventario en ductos). Cuantifica los productos y materiales que están de camino al depósito o que ya han sido solicitados a los proveedores. A veces, si el flujo de mercancía es lento, debe recorrer grandes distancias o involucra muchos niveles, el inventario en ductos puede sobrepasar al almacenado.
  • Inventario de seguridad o de reserva. Registra los productos y materias primas que la empresa posee para afrontar posibles fallos en el proceso de producción, retrasos de los proveedores o aumentos inesperados de la demanda. Este inventario constituye el stock de seguridad de la compañía, cuyo objetivo es evitar caer en roturas de stock.
  • Inventario de previsión o estacional. Reúne las referencias almacenadas con vistas a satisfacer demandas futuras, previsibles con certeza y habitualmente estacionales. Esta predictibilidad lo diferencia del inventario de seguridad, destinado a cubrir contingencias inesperadas.
  • Inventario de desacoplamiento. Se utiliza para diferenciar el inventario requerido para dos procesos de fabricación con tasas de producción diferentes. De ese modo, cada proceso funciona de forma independiente y con una cantidad de mercancía determinada.

Todo inventario cumple una función específica y, al mismo tiempo, satisface una necesidad logística determinada, por ejemplo abastecer a producción, recibir mercancía de los proveedores o afrontar un aumento de la demanda.

El inventario de seguridad minimiza las posibilidades de sufrir una rotura de stock
El inventario de seguridad minimiza las posibilidades de sufrir una rotura de stock

Otros tipos de inventario

Existen otras clases de inventarios que tener en cuenta: 

  • Inventario de existencias de naturaleza regular o cíclica. Registra las referencias necesarias para satisfacer la demanda durante el tiempo de reaprovisionamiento.
  • Inventario de existencias obsoletas, muertas o perdidas. Engloba las referencias que, por alguna circunstancia (superación de la fecha de caducidad, deterioro, rotura, etc.), no pueden ser comercializadas. Este tipo de inventario siempre genera pérdidas. 
  • Inventario disponible. Incluye aquellos productos que están disponibles cuando se necesitan, bien para satisfacer una venta, bien para abastecer producción. 
  • Inventario en línea. Compuesto por las referencias que están a punto de entrar en la línea de producción.
  • Inventario en cuarentena. Refleja aquellas referencias que deben permanecer almacenadas durante un determinado período de tiempo antes de poder disponer de ellas. 
  • Inventario físico. Es aquel que se realiza contando a mano y una a una las referencias a registrar.

Al margen de los diferentes tipos de inventario que existen, hay que tener en cuenta la naturaleza de la empresa y el modelo de negocio.

¿Cómo decidir qué tipos de inventario realizar?

La aplicación de un tipo de inventario en detrimento de otro dependerá tanto de las necesidades de cada empresa como de los recursos con los que cuenta para ejecutarlo. 

Por ese motivo, antes de decidir qué inventario llevar a cabo se deben analizar una serie de aspectos, como el objetivo o la finalidad del mismo, el tipo de referencias almacenadas, la actividad de la empresa y las dinámicas específicas de sus operaciones. 

En un depósito con pocas referencias y un flujo de movimientos muy bajo, por ejemplo, probablemente bastará con practicar un inventario periódico con una cierta regularidad. Por el contrario, si existen muchas referencias y la actividad diaria es elevada, será conveniente recurrir a un inventario permanente, a fin de prevenir errores que impacten en la operativa del depósito. 

Un software de gestión de almacenes optimiza la realización de distintos tipos de inventario
Un software de gestión de depósitos optimiza la realización de distintos tipos de inventario

Optimizar la eficiencia, objetivo común para los distintos tipos de inventario 

Como hemos visto, existen diferentes tipos de inventario (según función, periodicidad, tipo de producto, etc.). No obstante, si algo tienen en común todos ellos es su propósito final: optimizar el almacenamiento y la gestión del stock para asegurar el mejor servicio posible. Por esa razón, el principal desafío logístico de cualquier empresa es escoger el tipo de inventario que le ayude a incrementar al máximo la eficiencia.

En este sentido, y a pesar de las múltiples necesidades logísticas que existen, la apuesta por la automatización puede suponer una auténtica ventaja competitiva. Por un lado, porque aumenta el control y la eficiencia y, por el otro, porque optimiza el tiempo destinado a esta tarea. La implementación de un sistema de gestión de depósito como Easy WMS, por ejemplo, garantiza la automatización de varias clases de inventarios, facilitando el propósito de hacer un inventario rápido y efectivo

Contacta con nosotros para que un consultor experto te explique cómo Easy WMS puede ayudarte a automatizar la realización de inventarios, incrementando su efectividad para potenciar tu negocio.